22 jul. 2012

Capítulo 9: Noche antes de la Transformación

Unos suaves golpes en la puerta de mi habitación me alejaron de la cálida y entretenida lectura sobre plantas curativas . Se abrió la puerta con un ligero chirrido y de ella emergió la elfa cocinera.
- Elisabeth, tiene usted un mensaje de su amigo James - Me tendió un sobre de color ocre-. Espero que no le importe que haya cogido la carta por usted.
- En absoluto. Muchas gracias.- Le dije. Esperé a que se fuera de la habitación para abrir el sobre y leer su contenido de forma más tranquila.
Desplegué la carta y empecé a leer. Al final de la carta, no pude reprimir una sonrisa. James me invitaba a ir al centro de la ciudad, a una "discoteca"de Mag. Allí nos reuniríamos todos los Lithiums antes de la transformación, que se iniciaría mañana al anochecer. Estaba muy nerviosa y realmente necesitaba salir del torreón, si no, veía que me subía por las paredes comiéndome las uñas.
Me levanté de la cama y fui a abrir el armario para ver qué ropa me ponía. Giré el picaporte de las puertas y al abrirlo, mi alma se cayó por los suelos. No había absolutamente nada decente para ponerse. Solo unos pantalones negros ya desgastados y tres camisetas de tirantes cuyos colores ya estaban jubilados.
Me senté en el borde de la cama y apoyé la cabeza en las manos con desesperación. ¿Qué iba a ponerme entonces? Seguro que todos iban con ropas increíbles a la fiesta.
En ese instante, alguien llamó a la puerta.
- Adelante.- Dije en voz alta.
- Hola Elisabeth.- Era Kyle.- Em... Yo...- Se fijó en mi postura.- Hey, ¿te pasa algo?- Desde aquella noche, Kyle era un chico distinto. Cerró la puerta con delicadeza y se sentó a mi lado.
- Bueno, James nos ha invitado a salir esta noche para hacer como una especie de "despedida" antes de la transformación. Van a ir todos.
- ¿Y cuál es el problema?
- Mira en mi armario.- Contesté simplemente.
- Oh, ya entiendo.
- Bueno, tendré que conformarme con lo que tengo ahí metido.- Dije suspirando.



*



Me miré al espejo. La imagen que me devolvió no era nada buena. La camiseta de tirantes, anteriormente de un verde intenso, se ensanchaba alrededor de mi cintura y los pantalones los arrastraba por el suelo en innumerables hebras negras. Mi pelo castaño liso caía sobre mi espalda un poco enredado. Daba pena. No, a la fiesta no iba así vestida por nada del mundo. Me quedaría en en torreón encerrada en mi habitación.
Entonces, la elfa entró en la habitación con una gran caja en la mano, y me la entregó al instante sin decir una sola palabra.
La abrí, y de ella emergieron unas pequeñas luces rosáceas, reflejos del precioso vestido en el que mis ojos se posaron. Lo cogí con ambas manos y lo sostuve entre mis manos. Era precioso. Las mangas rojas desprendían brillos dorados, y el resto del vestido desprendía luces rosadas. Me quedé anonadada y fui a ponérmelo enseguida. El vestido se ajustaba perfectamente a mis proporciones, y además, era bastante cómodo. ¿Quién habría tenido ese detalle? Volví a mirar en la caja, y en ella aún quedaban un cepillo para el pelo, y una tarjeta. La leí:
"Querida Isabella:
Espero que te guste. Nos vemos en unas horas.
James"
Claro, era James, el que siempre se preocupaba por ella. Qué detalle más bonito.
Me cepillé el pelo con delicadeza y me lo recogí en un moño. Ya estaba lista para salir. Cuando fui a hacerme la cama, la caja se cayó y la tarjeta se deslizó hasta la puerta entreabierta. Iba a recogerla cuando un ruido en el exterior me sobresaltó.
Me asomé por la ventana, y vi a James montado a caballo. Sonreí.


En esos instantes, Kyle subía las escaleras dispuesto a sorprender a Isabella con un regalo que seguro, le encantaría. La vio por la rendija de la puerta mientras ella se asomaba a la ventana portando un flamante vestido rojo. Ya iba a preguntarle por aquello, cuando pisó una tarjeta. La leyó y cuando terminó de leerla, arrojó el vestido que llevaba en la mano a la habitación contigua a la de Isabella, y una lágrima le recorrió la mejilla.
 
 
 
 
 
Bajé las escaleras con rapidez y me dirigí a la salida con emoción. Subí al caballo con un poco de torpeza y me agarré a la delgada cintura de James.
- ¿Lista?
- Por supuesto.
*
La fiesta fue increíble. Todos mis amigos iban de punta en blanco, con algún detalle que delataba su estancia con las distintas clases de habitantes de Mag. Bailamos y reímos toda la noche. La discoteca era como la de los humanos, igual, solo que los que la frecuentaban, no eran del todo humanos.
Cuando terminamos, salimos a la calle a dar un paseo. Pronto empezó a hacer frío, y decidimos que ya era hora de volver a casa, pues mañana era la Transformación y había que descansar.
Entonces, nos dimos cuenta de que no sabíamos realmente por dónde volver. Las calles ya no eran amplias y estaban impolutas, sino que ahora estaban sucias y llenas de desperdicios. Oímos unos ruidos, y en apenas dos segundos, algo agarró el pie de James, que iba a mi lado. Lo levantó del suelo y lo tiró con fuerza hacia una esquina de la calle, por lo menos a veinte metros de donde estábamos. Esa cosa, se acercó a nosotros y pudimos ver que era una persona con unos profundos ojos rojos que te internaban en el más profundo de los abismos. Me atacó y los demás salieron huyendo, dejándonos tirados. Yo repelí su ataque con facilidad y pronto logré inmovilizarlo, a costa de mucho esfuerzo, pues me superaba en fuerza con creces, pero gracias al entrenamiento, le dejé inconsciente con un solo golpe en la nuca.
Más personas como esa se acercaron a James dispuestos a matarlo. Él por supuesto, no podía moverse gracias al impacto recibido.
Fui corriendo hacia donde estaba y saqué unos puñales mágicos de debajo de las mangas del vestido que posteriormente lancé y desintegró a las personas esas.
- Oh, James, ¿estás bien? ¿Puedes oírme? - No sabía qué hacer, hasta que una idea asaltó mi mente.- ¡¡KYLE!!- Quizá si gritaba su nombre, acudiría, y así fue, en apenas dos minutos, una figura alada apareció entre la noche y llegó hacia donde yo me encontraba.
- ¿Qué pasa? ¿Estás bien?- Preguntó.
- Sí, pero el que está mal es él.- Señalé a Jem.- Nos atacaron, y conseguí defenderme, pero había demasiados.
- ¿Cómo eran los que os han atacado?
- Pues, no me fijé demasiado, pero sus ojos rojos resaltaban mucho.
- ¿Y está herido?
- Creo que no llegaron a dañarle seriamente. Solo unos pequeños arañazos, por suerte.- Indiqué.
- Vale, le llevaremos a su casa para que le examinen.
Una sombra de inquietud cruzó la cara de Kyle.
LRA

21 jul. 2012

NOTICIÓN

Para los amantes de la saga de Cazadores de Sombras, aquí os traigo un enlace en el que os podréis descargar el libro completo de Cazadores de Sombras 5, Ciudad de las almas perdidas.
No está en español de España, sino en español de Latinoamérica. Eso no es ningún problema, pues solo cambian algunas expresiones. No os preocupéis, que yo ya lo estoy leyendo y es increíble ^^



Para descargar, pinchar AQUI

¡¡Espero que os guste tanto como a mí!!


LRA

10 jul. 2012

Blog

Queridos lectores, me gustaría que echáseis un vistazo a este blog : mimundosideral.blogspot.com
¡Espero que os guste!
Además, también lo encontraréis en mi lista de blogs.
¡Besazos!


LRA

Cazadores de Sombras 5:

Canciones: